Spinning – Ciclo indoor

Spinning – Ciclo indoor

.

Una sala de fitness, música, un monitor dispuesto a motivarte y muchas ganas de dar pedaladas. Es todo lo que necesitas para disfrutar de los beneficios del ciclismo indoor para tus piernas, tu corazón… y tu estrés.

El ciclismo indoor o spinning, como se le conoce comúnmente, se define como una actividad física colectiva, realizada sobre una bicicleta especialmente diseñada para tal efecto, a un ritmo determinado, en la que se efectúa un trabajo predominantemente cardiovascular, según indica Madelaine Moreno, coordinadora de fitness del gimnasio Body Factory Pozuelo.

Cada día son más las personas que se animan a desplazarse por las ciudades con su bici. Sin embargo, son muchos más los que, por falta de tiempo, por la climatología o por miedo al tráfico, se apuntan a clases de ciclismo indoor. Muchos gimnasios cuentan ya con profesores especializados que, ayudados de música llena de ritmo, son capaces de poner en marcha las piernas de sus alumnos y, con ello, el sistema cardiovascular, el tono muscular, reducir el estrés, aumentar la capacidad pulmonar, etcétera.

Pedalear es uno de los mejores ejercicios para mantener la salud, tanto es así que los expertos aseguran que ayuda, de manera significativa, a mantener a raya ciertas patologías. No somos sólo nosotros los que lo decimos, sino también la Universidad Alemana del Deporte (DSHS) de Colonia que, en su informe ‘Salud y Bicicleta’, afirma que “quien monta en bicicleta regularmente se ahorra visitas al médico, medicamentos e incluso tratamientos muy costosos. Aunque no se empiece a hacer ejercicio regularmente hasta una edad avanzada, los resultados son palpables. Las personas que sufren las típicas molestias de dolor de espalda, sobrepeso y otras enfermedades cardiovasculares podrían gozar de muchos años de buena salud, si se decidieran a usar más la bicicleta”.

spinning

Beneficios del spinning: 

El ciclismo indoor (o spinning), además de ser divertido, nos proporciona numerosos beneficios para la salud. Estos son los más destacados:

  • Fortalecimiento de grupos musculares: el ciclismo indoor trabaja principalmente el tren inferior del cuerpo, es decir, las piernas y los glúteos, aunque también involucra como músculos secundarios, o con menos esfuerzo, los del tren superior, ya que, a fin y al cabo, el cuerpo es una cadena muscular y es importante que todos los músculos trabajen en conjunto para poder conseguir un movimiento seguro y eficaz.
  • Alto gasto calórico: cuanto mayor sean las pulsaciones del corazón, más son las calorías que se están quemando, aunque también depende de otras variantes como el peso o el sexo. También es importante recordar que con cualquier ejercicio cardiovascular se mejora la metabolización de las grasas.
  • Disminución de la frecuencia cardíaca en reposo y mejora de la circulación de la sangre: el corazón con el ejercicio aeróbico se agranda, se fortalece y pierde parte de la grasa que lo cubre, por lo que cada latido lo hace más potente y puede trasladar más sangre al resto del organismo, como indica Madelaine Moreno, coordinadora de fitness, quien añade que, como resultado, se produce una bajada de la frecuencia cardíaca en reposo, lo que mejora la economía y la eficacia de nuestro corazón. Por la misma razón aumenta el calibre de las arterias coronarias, causantes de muchos de los problemas del sistema cardiovascular, ayudando así al corazón a ser más eficaz en el trasporte y retorno de la sangre y a reducir la tensión arterial, por lo que todo el organismo sale beneficiado.
  • Sensación de bienestar: el ciclo indoor, al ser una actividad de alta intensidad de entrenamiento, nos ayuda a eliminar estrés y, por lo tanto, disminuye la ansiedad, produciéndonos una sensación de bienestar y relajación mental una vez terminada la sesión. Y es que el ejercicio físico ayuda al cerebro a liberar endorfinas, una hormona que proporciona sensaciones positivas.